lunes, 4 de mayo de 2015

EVALUACIÓN FORMATIVA

Ahora soy profesora pero alguna vez fui alumna y siempre pensaba si realmente las evaluaciones, es decir, los exámenes o cualquier trabajo que tuviera una nota evaluativa, me habían dejado una real enseñanza o solo había sido el llenar el requisito por obtener un punteo,  entonces llega a mí este tema de la evaluación formativa, y me gustaría tratarlo desde  éste punto de vista.
Comenzaré  con la siguiente frase, que a mi criterio, brinda una idea clara de lo que quiero exponer aquí:
“Los alumnos, en vez de estudiar y aprender para examinarse, debería examinarse para aprender.”                                                                 
De esto se trata: que no llegue tarde lo bueno que tenga un examen, documento o trabajo de evaluación! Que se logren cumplir sus reales objetivos de aprendizaje, porque eso es lo que realmente perseguimos los maestros: que el alumno aprenda y se exija cada vez más!
Brown (2006), nos brinda una cita que relaciona la evaluación formativa con la educación universitaria:   “Nuestro modo de evaluar a los alumnos en Educación Superior tiene tal impacto en el aprendizaje de los alumnos, que necesitamos repensar todo el proceso de programación y diseño del currículum y traer la evaluación al primer plano. Nuestros roles en cuanto profesores deben cambiar radicalmente de manera que podamos concentrar nuestro tiempo y energías más en la evaluación formativa y en proporcionar feedback a nuestros alumnos que en explicarles la materia, ya que los alumnos tienen fácil acceso a muchas fuentes de información”
Entonces,  la evaluación formativa tendría las siguientes finalidades:
·         Evaluar para ayudar a aprender! (corrigiendo errores a tiempo y así evitar el fracaso).
·         Evaluar para llegar a condicionar un estudio inteligente.
·         Evaluar para llegar a condicionar un esfuerzo continuado….y a largo plazo.


Es así, la evaluación formativa no es un punto final sino se encuentra integrada dentro del proceso de enseñanza aprendizaje,  Haciendo una analogía se diría que se trata de cuidar y fertilizar nuestro campo de manera eficaz para que nos dé  una buena cosecha!

Información basada en la lectura del artículo: Morales Vallejo, P. (2009). Ser profesor: una mirada al alumno.  Guatemala: Universidad Rafael Landívar.

2 comentarios:

  1. Considero que por eso es necesario, después de realizar una evaluación, tener una retroalimentación con los alumnos, dando la oportunidad de que conozcan sus fortalezas y dificultades en el examen, para que puedan repasar y retomas aquellos puntos que no han estado claros o que requieren de mayor interés y discusión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, por eso me parece que es de máxima importancia el que la prueba tenga objetivos claros y no sean solo preguntas al azar. Si se tienen objetivos se logra encaminar la prueba hacia el aprendizaje significativo del tema evaluado, tienes razón, no hay que cortar el aprendizaje al finalizar la prueba, la retroalimentación es básica.

      Eliminar